Edición On Line
Año XI- N° 620 - 18-05-17
Carhué - Argentina
Mitos y errores de la poda de árboles
Por Eliana Arias
Estamos en Mayo y mucha gente piensa en podar sus árboles, seguramente porque las hojas molestan, se vuelan, se pudren en las veredas o simplemente por costumbre. A veces esto supone la mutilación de los árboles urbanos, traducidas en desganche, despunte, desmoche y todo tipo de aberraciones que se pueden realizar al eliminar parte o la totalidad de la copa de un árbol sin tener un propósito claramente definido.
El objetivo de la Poda de Árboles Urbanos consiste en mejorar la forma para obtener mejores beneficios ambientales y sociales. Sabemos que se ha intentado justificar la aplicación del desmoche y el despunte, así como otros tipos de mutilaciones realizadas sobre árboles urbanos, las que llegan al extremo de realizarse sin discriminar entre las distintas especies forestales que en un barrio existen, alegando que las calles o veredas son muy angostas y el crecimiento del árbol debe ser regulado. En este sentido, le damos el protagonismo a las veredas de cemento y no a los arboles que apenas pueden crecer en el casillero dispuesto a tal fin.
Uno de los problemas más temidos es la caída de los árboles y esto justamente es la consecuencia del despunte de las ramas más bajas y de mediana altura que a veces entran en contacto con el alumbrado público haciendo que el árbol crezca demasiado en altura. Esta intervención hace que al ejemplar no le quede más que morir, caer o crecer “despuntado” con sus ramas para cualquier lado.
MÁS INFORMACIÓN EN LA EDICIÓN GRÁFICA DE CAMBIO 2000

Publicado el 18-05-17